2 de febrero de 2011

Comprar, tirar...¡Comprar!

CC (by) krystian_o
Hace más o menos un mes, después de mi habitual cita dominical con Redes, me quedé curioseando un documental. Su título, ”Comprar, tirar, comprar: La historia secreta de la obsolescencia programada”, es decir, la reducción deliberada de la vida de un producto para incrementar su consumo.

Comenzaba con la historia de Marcos, que está trabajando en su oficina cuando, de repente, su impresora decide dejar de funcionar. Su periplo para intentar arreglarla en lugar de comprarse directamente una nueva, a lo que parece que está sentenciado en un principio, se convierte en el hilo conductor de la trama.

Cosima Dannoritzer, dirige esta cinta.

En ella podemos encontrar, la historia de una bombilla aparentemente centenaria, documentos que acreditan el acuerdo de los principales productores de bombillas en los años 20 para disminuir la vida útil de las mismas con el objetivo de vender más, el nacimiento de la sociedad de consumo en la que se asienta el crecimiento económico actual, empresas "verdes" que no lo son tanto, la rebelión de algunos consumidores; o las iniciativas de empresas que creen que es posible crecer siendo sostenibles, considerando todos los costes, aumentando la calidad y la vida útil de los productos, disminuyendo los residuos que generan o haciendo que estos no sean tóxicos y se puedan convertir, por ejemplo, en nutrientes para la tierra.

Aquí tenéis un adelanto:


Realmente ¿Los productores reducen deliberadamente la vida de sus productos? ¿O nos lo hacen creer creándonos nuevas necesidades para consumir más? ¿Necesitamos todo lo que compramos? ¿Podemos cambiar el modelo de crecimiento económico actual basado en el consumo desmesurado, por uno más sostenible? Y ¿Estamos dispuestos a realizar ese cambio?

Confío en que si, y en que esto no supone, como opinan algunos sectores, una vuelta a la edad de piedra, sino a un consumo responsable y un desarrollo sostenible, con una buena gestión de recursos y una prevención en la generación de residuos. Y en eso jugamos un papel muy importante cada uno de nosotros, eligiendo otra forma de comprar.

Opinad vosotros mismos. Podéis ver el documental completo aquí. Os animo ¡Da qué pensar!

Por cierto ¿Os ha pasado alguna vez lo mismo que a Marcos?

11 comentarios:

  1. Muy bueno, sí señor. En cuanto tenga un rato me veo el documental enterito.
    Claro que lo de Marcos nos ha pasado a todos, y más con aparatos de tipo electrónico, en los que la reparación pasa por ser algo inimaginable desde el mismo momento de su fabricación. Los precios de reparación son desorbitados porque no renta el buscar el fallo, si no que se tira y a utilizar uno nuevo, que es más sencillo, más rápido, pero para mí, no es menos costoso.
    Yo como ejemplo pongo siempre el de mi coche. Mi Audi tiene ya 20 años, y probablemente podría haberlo cambiado antes y es verdad que habría ganado en seguridad en los modelos nuevos, en confort, etc...pero yo sigo pasando las ITV y no contamina mucho más que uno nuevo, y puedo seguir usándolo. Las cosas han de aprovecharse y han de hacerse para durar, sólo así será una economía sostenible, y si el crecimiento ha d ser más progresivo, pues paciencia.
    Mene

    ResponderEliminar
  2. Por suerte o por desgracia he sufrido lo que han dado en llamar ahora "obsolescencia programada". Ha sido la historia del cierre del negocio de mi padre, la reparación de equipos electrónicos (TV, Video, DVD, AUDIO, ...).
    Por suerte o por desgracia, fui cocinero antes que fraile....y mucho antes de perfilarme profesionalmente en el medio ambiente y demás historias incomprendidas, ayude a mi padre en su negocio desde tiempos inmemoriales (creo que desde los 14 años...y ya voy por 33...).
    Pues bien, he sido consciente del cambio. Y el cambio se ha reflejado en los equipos a reparar...cada vez eran más nuevos, es decir, no se reparaba por primera vez un televisor con 20 años; se reparaba en cuestión frecuentemente el mismo equipo que tenía una vida de menos 10 (al principio), luego de menos de 5...y así rozando el límite de la garantía de 2 años que ofrecen los fabricantes.
    Otro cambio notable era el diseño de los equipos no tanto por pasar de blanco y negro a color, por incorporar procesadores digitales y demás...El ejemplo claro sucedía con los vídeos. Originalmente un video de una marca X tenía una mecánica compuesta por piezas robustas, generalmente metálicas, y los mantenimientos pasaban por engrases, limpiezas o sustitución de cabezas lectoras y cambio de diversas poleas de goma, es decir, elementos de desgaste (equivalente en un coche a cambiar ruedas, aceite, filtros, la correa, el embrague, los discos de freno...). La sorpresa sobrevino cuando el mismo video de la marca X incorporaba las piezas de su mecánica de otro material...el plástico. La misma forma, pero peor resistencia. Las averías se multiplicaron y ya no eran elementos de desgaste, eran piezas que se deformaban o partían con facilidad por efecto de la fatiga y del calor.
    Por otra parte, otros elementos clave de este asunto han sido la presencia de grandes superficies, que por su forma de trabajar pueden abaratar precio y ofrecer gangas, poniendo al consumidor en la sencilla tesitura de decidir si gastarse 100 € en una reparación o adquirir un equipo nuevo con más prestaciones (en muchas ocasiones inútiles o desaprovechadas) por 120 €.
    Como actor principal de este drama se encuentran los fabricantes, que aseguran la presencia en el mercado vendiendo vanguardia, modernidad, comodidad, confort, exclusividad, distinción y muchas más cosas que son inútiles en el momento en el que el equipo falla. Pero están ahí, haciendo sentir obsoleto y no integrado al consumidor por no tener un equipo de última generación, jugando a fidelizar cruelmente al consumidor vendiendo aire y falsas necesidades.
    Bueno, resumiendo mucho, esta es mi pequeña aportación: el punto de vista de alguien que formó en su día parte de la REUTILIZACIÓN y que ahora ha visto como ha llegado prácticamente a su fin (ha existido un repunte últimamente por la crisis, pero en cuanto se pase...porque pasará...volverá a descender hasta desaparecer...).
    He visto cambiar las cosas a través de dos generaciones: la de mi padre que comenzó a ganarse el pan reparando televisores, cuando mucha gente todavía no tenía en casa; y mi generación, que ha visto como todo el mundo tiene en su casa varios televisores, ordenadores, móviles, dvd's, tdt's, play, wii, psp...etc, etc, etc

    En fin, gracias Inés por ser así de inquieta y sigue en tu labor de dar a conocer al mundo lo genial que es PENSAR en VERDE.

    Por cierto, en mi casa sólo hay un televisor y procede de alguien que quiso deshacerse de él por que ya no funcionaba.

    ResponderEliminar
  3. Muy interesante este vídeo, yo lo acabo de sufrir hoy mismo en mis propias carnes. Tengo una impresora Hp de hace 2 años y se me ha estropeado el cable de alimentación a la corriente, cual ha sido mi asombro que tras ponerme en contacto con el fabricante , me han comunicado que ya venden ni accesorios ni piezas de esa impresora y lo único que podían hacer era remitirme al departamento comercial para que me comprar una nueva.

    victimas de obsolescencia programada!!!

    Me niego a deshacerme de un impresora que funciona por no tener adaptador de corriente !! alguna sugerencia?

    ResponderEliminar
  4. Por lo que veo, todos en algun momento hemos sido víctimas, de una u otra manera, de la "obsolescencia programada". Parece que sobre todo en temas de tecnología ¿No?

    Gracias por participar y compartir vuestras experiencias :)

    Isabel, lo que si había oído es que, ahora las impresoras te las venden sin el cable de alimentación, pero no sabía que no te lo proporcionaran si se te estropea. Además, es un cable universal ¿No? Espero que lo puedas conseguir en una tienda de informática o algo así, porque si la impresora funciona...

    ResponderEliminar
  5. Hola Inés.

    Me alegra encontrar en más blogs referencias al documental. Por un motivo u otro parece que cala bastante entre la gente a la que se lo he venido recomendando hasta ahora (prácticamente desde que lo vi a través de Internet, en mi caso en catalán, ya que pudo conmigo la curiosidad) y eso es siempre algo positivo.

    En cuanto a la electrónica, es cierto que se presta mucho a "programar" la fecha de fin de uso de un artículo por la "inteligencia" que tienen estos cacharros, pero a mí siempre me ha llamado mucho la atención la obsolescencia programada de la ropa. Cada vez dura menos y parece pensada para aguantar la temporada y poco más, víctima de una moda siempre cambiante y donde no hay lugar en el armario para mantenerla durante años ni parece que la gente quiera seguir usándola más allá de un breve periodo de tiempo.

    Genial entrada... Quedo a la espera de la próxima. :)

    Saludos.

    ResponderEliminar
  6. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  7. Wow!! vale la pena!
    Ya habia oido hablar de casi todo lo que cuentan en el documental pero no lo habia interpretado de esa manera. El hecho de que las cosas no duran y que es por disenho, es evidente. Las razones detras de ello mucho menos ...

    DEJANDO A UN LADO EL PROBLEMA MEDIOAMBIENTAL EN UN PRIMER MOMENTO:
    Para mi, siempre fue un dilema entre :
    * producto "mas bonito/apetecible", barato y que dura poco
    * producto bueno que dura, bastante mas caro, sin posibilidad de beneficiar de las futuras novedades
    ==> Es mejor comprar un producto barato que puedas remplazar cuando te apetezca? O es mas practico comprar algo caro que vaya a durar? Que te sale mas barato a fin de cuentas?
    Problema: El consumidor no tiene la verdadera información de cuanto va a durar un producto, aunque si suelo saber para cuanto tiempo lo quiere.
    Electronica? Garantia 1 o 2 anhos.Expectativa del cliente 2-5 anhos.
    Ademas siempre queda un: Q pasa si lo has pagado caro y te sale malo? Luego te gastas el doble!

    No me habia planteado que fuese una estrategia monopolista que obligase al cliente a remplazar el producto y aunque a largo plazo le salga mas caro. Yo, en mi candidez, lo veia mas como una optimizacion entre :
    * producto que satisface al cliente inicialmente
    * voluntad de renovacion del producto por el cliente * deseo del precio minimo
    Posiblemente sea un iluso ...

    INTEGRANDO LA PROBLEMÁTICA MEDIOAMBIENTAL
    Esta claro que el consumo desenfrenado y sin una gestion completa del ciclo de vida de producto (reciclaje de 95%?)es fatal para el planeta.
    Sabia que se enviaban residuos a China (electronica) o a la India (barcos, residuos toxicos) para que se reciclaran o almacenaran. Lo de Ghana me impacta por como es puramente un vertedero camuflado...
    Quien puede tener el corazon tranquilo organizando ese tipo de cosas? Mucho cabrito egoista en este mundo ...
    M'ha quedado un poquito largo me temo!

    ResponderEliminar
  8. Creo que no se está entendiendo bien el tema. No es que la no reparación sea malo para el medioambiente, lo malo es que, además, se fabrican los productos con una vida proyectada para durar menos tiempo de lo que realmente y con un gasto normal podría durar, es decir, con la misma inversión podría durar mucho más tiempo, pero no interesa... a algunos.

    ResponderEliminar
  9. Me alegra que esto esté generando debate :)

    Lo de Ghana es impactante cuanto menos, y supongo que pasará en más lugares sin que tengamos noticias de ello, a pesar de estar totalmente prohibido "exportar" residuos...

    Y es cierto, quizá junto a la tecnología, la ropa también se lleva la palma. Ya no es que simplemente nos apetezca renovarnos, es que, literalmente, la ropa no dura nada en ocasiones. Vamos, que la calidad deja mucho que desear, incluyendo "marcas".

    Castúo, estamos de acuerdo :)

    ResponderEliminar
  10. Muy interesante. Me estoy bajando el documental, Mientras tanto, alguna sugerencia de revolución? ¿Reclamaciones masivas? boicot?
    En respuesta a Xavier, yo lo que hago es comprarme lo más barato y más sencillo que haya porque sé que dentro de un año voy a tener que comprarme otro.

    ResponderEliminar
  11. Me alegro de que te haya picado la curiosidad y te lo hayas descargado, Pilar. Precisamente la semana pasada se llevó uno de los premios Ondas 2011 http://bit.ly/vgdsqf

    Mientras tanto ¿Alguna sugerencia? Sobre todo, hacerlo visible, reclamar, y hacer un consumo responsable, en mi opinión.

    Un saludo.

    ResponderEliminar